La pobreza puede ser eliminada invirtiendo en la educación de las generaciones futuras

A medida que el número de niños que viven en las calles de Honduras sigue aumentando, también lo hace la necesidad de programación constructiva que involucren estos niños en actividades de formación basadas en sus habilidades. Con este objetivo en mente, CAMO ha prometido su apoyo a la escuela técnica que ha vuelto a abrir sus puertas para llegar a los hombres y mujeres jóvenes ofreciéndoles un plan de trabajo basado en habilidades. El programa capacita a los participantes en diversos oficios, incluyendo:

  • Artes culinarias
  • Albañilería
  • Electricista
  • Carpintería
  • Soldadura
  • Costura
  • Inglés
  • Habilidades computacionales
  • Cosmetología

En el 2004, a CAMO se le pidió intervenir y ayudar a la escuela de Artes y Oficios  que estaba decayendo. Hasta ese momento, la escuela tenía una junta directiva ineficaz. CAMO encontró excelentes líderes en Santa Rosa para la misma, y se convirtió en presidente temporal de la junta aumentando el alumnado de 0-700 estudiantes. CAMO continúa siendo un miembro permanente de la junta directiva de la escuela. Después de la reforma de la junta, CAMO se encargó de hacer una campaña para adquirir equipos donados específicamente para los diferentes oficios. Hasta la fecha, la escuela de Artes y Oficios sigue graduando más de 700 estudiantes cada año.

La construcción adyacente de la Casa Hogar ha sido favorecida por medio de una puerta contigua que les permite acceder y participar de los diferentes oficios, los cuales les ayudan a su pronta recuperación. Este tipo de educación permite a las mujeres mantenerse a sí mismas económicamente, fortaleciéndoles para escapar de su situación de violencia doméstica.

IMPACTO: En el año 2014, 166 hombres, 479 mujeres fueron capacitadas. Estos estudiantes son capaces de tener una profesión que les permite ganarse la vida y proveer para ellos y sus familias.