El Modelo de CAMO  fue diseñado por la fundadora Kathryn Tschiegg, después de su experiencia en el Cuerpo de Paz. Durante su servicio fue testigo de la pérdida de un increíble número de lactantes debido a la falta de disponibilidad en América Central de recursos básicos para salvar vidas. Desde su inicio el enfoque de CAMO fue proveer equipo médico, suministros y educación al personal de enfermería y médicos hondureños para que tuvieran las herramientas para salvar vidas. Como resultado, un promedio de 150 bebés por año, son salvados y pueden regresar a su hogar en brazos de sus padres, caso contrario, sus padres llorarían la muerte de sus hijos. A la fecha, CAMO ha ramificado su atención y ahora cuenta con 17 programas brindando servicios para satisfacer las necesidades que de otra manera no estarían disponibles. Por favor, ayúdenos a ayudar para que CAMO continúe satisfaciendo necesidades y salve vidas.